Recursos Animales

Tendrán preferencia de adopción los animales que presenten cualquier tipo de discapacidad o que tengan secuelas de maltrato

accidente/enfermedades.

 

En el caso puntual de los gatos, serán siempre recogidos y sin excepción, aquellos que hayan sido sometidos a la cruel práctica de la desungulación: que es la eliminación de las uñas del gato mediante una operación quirúrgica, en ella, las uñas retractiles que habría utilizado a lo largo de su vida para rascarse, jugar y defenderse, desaparecen para siempre al amputarles la última falange.

 

Entre las razas de perros priorizaremos las adopciones de Labradores, Golden Retriever y Pastores Alemanes, con el fin de poder ser adiestrados para entregarlos en adopción como perros de servicios y los de las razas Cocker Spanish y Perros de Agua para perros de señales.

 

Habrá animales co-terapeutas que vivan en DiveRTinA y otros que acudan por vía externa como colaboradores.

 

Los perros pueden prestar a los jóvenes con discapacidades un servicio primordial, ayudándoles a ser más independientes y a desprenderse de la compañía de otras personas de las que dependen principalmente limitando con ello su libertad.

 

Algunos estudios evidencian que los poseedores de un perro de asistencia tienen más control sobre sus vidas, mayor independencia y autoestima, mejor participación en las actividades, son más hábiles para controlar el estrés, aumentan su confianza, se relajan, se preocupan menos por su salud, se aceptan y se sienten menos deprimidos, irritables y solos; lo cual se debe a que el animal facilita las interacciones con el prójimo además de la grata compañía que proporcionan.

Los perros de asistencia  adiestrados se dividen en:

Perros de servicio: discapacidades motoras y autismo.

Las personas que tienen un perro de servicio, generalmente presentan lesiones en la médula, distrofia muscular, parálisis cerebral, síndrome pospoliomielitis o daños cerebrales adquiridos.


Estos perros se emplean para conseguir tres funciones principales: 

 

  • Mejorar la movilidad de la persona.
  • Alcanzar objetos.
  • Facilitar la socialización e independencia.


Se les enseñan además otras tareas como empujar sillas de ruedas, abrir puertas, encender y apagar luces, alcanzar el teléfono y recoger objetos. Pueden servir de apoyo, proporcionando equilibrio durante el movimiento a los jóvenes ambulantes con disfunción en la movilidad.

Perros de servicio avisador: capaces de avisar sobre crisis epilépticas o cambios peligrosos en los niveles de glucosa en sangre.

Perros guías: discapacidad visual.

Perros señal: discapacidad auditiva.

Para los sordos es vital ser alertados sobre sonidos como llantos de niños, gritos, golpes en la puerta, timbre del teléfono, entrada de intrusos, alguien llamándoles por su nombre, etc.