¡DiveRTinAs mañanas que pasamos en San Pelayo!

Hubo de todo: explosión de las más diferentes emociones, aprendizaje, motivación y mucha felicidad. Se cumplieron por tanto todos los propósitos en este maravilloso colegio.