Maravillosa mañana en la Fundación Psicomotricidad

Cada vez que vemos las fotos de nuestras sesiones, más ganas nos entran de volver a ir a los colegios. Nos llevamos tantas sonrisas, abrazos y cariño, que todo el cansancio con el que terminamos resulta insignificante.

 

Y siempre viene ocurriendo lo mismo, que aunque al principio se muestran algo temerosos a la hora de acariciar a algunos de nuestros co-terapeutas, luego no damos abasto para llenar tantos brazos pidiendo amor de nuestros animales.

 

Solo nos queda seguir luchando un poco más para alcanzar nuestro terapéutico sueño, que cada vez ilusiona a más bellas personas con necesidades especiales. Y ahora, disfruten de la galería de fotos que solo habla de la más sencilla felicidad, la que aporta el cariño desinteresado de nuestros adoptados animales.