Dewin y su triste historia

Dewin nació y creció en la calles de un tranquilo barrio de Palomares, Sevilla. Vivía acompañado de su hermano Nuit. Los vecinos les cuidaban, daban de comer y beber, a cambio estos hermanos se desacían en cariños cuando recibían a sus cuidadores al llegar en sus coches. Pero no todos los vecinos estaban contentos compartiendo la calle con ellos. Intentaron buscarles un hogar, pero... ¿quién querría a un gato callejero negro? Un día Dewin desapareció, pasó una semana y apareció deshidratado y con signos claros de haber sido maltrato, menos mal que en ese preciso momento se topó con David, que nada más verle lo llevó a prisas al veterinario.
Dewin tenía el cráneo y la mandíbula fracturados y además había perdido un ojo.
Era evidente que le habían golpeado en la cabeza.

A su hermano Nuit se le recogió ese mismo día por miedo a que corriera tan mala suerte.

Dewin tuvo que ser ingresado para recuperarse y Nuit consiguió una estupenda familia que lo cuida y adora.

Dewin se recuperó de ambas fracturas (come perfectamente y no tiene secuelas) pero perdió su ojito. Aún así, Dewin no ha perdido la esperanza en nosotros, es el animal mas dulce que jamás hayamos conocido. Sólo quiere mimos y abrazos. Si lo coges en brazos él te rodea con sus patitas y ahí se queda hasta que le dejes, abrazándote todo el rato.

Sabemos que no posee las cualidades de los gatos más adoptable, es negro y le falta un ojito. Pero para aquellos que pueden mirar mucho más allá, descubriran a la criatura más buena del mundo.

Si buscas a un compañero que siempre se alegre de verte, éste es Dewin, si buscas un amigo que te de cariño, éste es Dewin, si quieres un animal al que darle tu amor, éste es tu gato.

Por todas estas razones, si adoptas a Dewin seréis muy felices los dos.

ADOPTA, hay un milagro esperándote solo a ti.