Klepetan y Malena
Klepetan y Malena

La hembra de una pareja de cigüeña fue herida por los disparos de un malvado cazador que le destrozó un ala y arrebantádole la posiblidad de vuelo para siempre. Pese a tal desafortuna, sin embargo, es inmensamente agraciada por otro lado, por poseer el amor incodicional de su pareja, un macho galán tan enamorado de ella, que es capáz de cruzar medio planeta cada año para estar con ella.

 

Cada primavera, desde hace 19 años, los ciudadanos de Croacía, se emocionan ante la espera de que el macho bautizado como Klepetan (que en croata significa “Charlatán”) regrese de África al país balcánico para reunirse con Malena en su nido de amor y donde ya han criado a más de 35 polluelos.


Malena fue hallada herida en 1993 en un campo cerca de Slavonski Brod, con el ala destrozada por los balazos de un cazador italiano. Pero en su destino, se cruzó por fortuna un buen hombre llamado Stjepan Vokic, portero de una escuela primaria cercana. La recogió, logró curarla y le fabricó un nido en el tejado del colegio. Durante el invierno, Vokic cuida y alimenta a Malena. Le ha preparado en un altillo, un lugar cálido para pasar el otoño y el invierno, es allí donde la cigüeña habita hasta la llegada de su amor Klepetan.


En los días de sol Vokic le abre la puerta y Malena sale a hacer ejercicio e incluso tiene una rampa que conduce directamente hasta su nido encima del tejado.


Pero cada primavera cuando regresa Klepetan, éste se ocupa de ella, le lleva comida fresca, repara el nido y alimenta a los polluelos.


La pareja de aves ofreció en 2011 un espectáculo de gran alegría, ya que en su nido hubo seis polluelos recién nacidos, informó la prensa local, que tras aprender a volar, emprendieron la migración junto con su padre al África. 

 

Cada año se me parte el corazón cuando llega la hora de que se vayan. Rodan llama a Malena para que se vaya con él, pero ella no puede.

 

En la primavera europea de 2012, la prensa croata publicó la triste noticia de que Klepetan no había vuelto y seguramente le había pasado algo en África, pero para alegría de todos volvió a aparecer, aunque más agotado que nunca según publicó el diario croata Vecernji List.

 

Después de siete meses de ausencia, Klepetan regresó con su amada que lo aguardaba impaciente. En el nido ya hay cinco huevos. En el mes de julio, Klepetan-Rodan enseñará a los polluelos a volar, y a mediados de agosto emprenderán juntos el vuelo a la lejana África.

 

Este es un video de la pareja filmado el 13 de mayo de 2012 subido a youtube.

 

Malena film2-130512.wmv