Jugar en el parque infantil especial

 

Nuestros niñ@s especiales necesitan columpiarse sin tener miedo de caerse o hacerse daño, libremente, sin incomodidades, sintiendo la suficiente seguridad sobre sus cuerpos como para que tras un empujón al columpio, su cuerpo pueda entrar en un estado de enajenación y deleite concentrado únicamente en las cosquillas que produce el balanceo en sus barriguillas y donde otros amiguitos no especiales se puedan también columpiar con ellos y a su lado,  y poco a poco puedan ver que no son tan diferentes, que solo son otros niñ@s que también pueden ser sus amigos y que estarían encantados de serlo.